No cabe duda de que el destino está escrito, pues cuando Tessy decidió viajar a Cabo con sus amigas, jamás se imaginó que estaba por conocer a quien después se convertiría en el amor de su vida. Micho vivía en aquel destino vacacional cuando la vio por primera vez en el aeropuerto, y no dudó en pedirle a sus amigos el teléfono de Tessy después de haber notado que la saludaban. Él la contactó y fueron a una boda juntos. Después de haberse puesto en contacto y de verse varias veces comenzaron a andar.

La historia apenas comenzaba, pues durante un viaje a Whistler con amigos en medio de un paisaje nevado, Micho le propuso matrimonio a Tessy y decidieron casarse en Tapalpa, pues querían una boda que fuera lo más orgánica y natural posible, al estilo de pueblo mágico con cabañas.

 

Fue el Hotel San Bernardo el elegido para llevar a cabo la unión, pues entre otras cosas, goza de una espectacular vista hacia la laguna. Como decoración, se eligieron maderas con barro y tonos lavanda, mientras que para satisfacer el apetito de los invitados, se ofreció un banquete de alta cocina mexicana, en donde destacaron platillos como una crema de elote, lechón y un exquisito volcán de dulce de leche.

También lee: Boda íntima de Ana y Eder

Como acompañamiento, hubo churros, ponche y helado típicos de Tapalpa. Todo con el objetivo de fusionar la cultura de la zona con una noche cargada de encanto.

La boda comenzó por la tarde y terminó hasta las 3 de la mañana. A los novios se les veía felices y súper enamorados. Tessy lució un encantador vestido de Here Comes The Bride que compró en San Diego, mientras que la wedding planner Marisol Fernández Nátera fue la responsable de que todos los invitados terminaran maravillados con la decoración y con cada detalle que construyó este capítulo de la vida de Tessy y Micho.

Las flores fueron de Punto Flor y las fotos de Tripod Media.