La moda femenina ha cambiado radicalmente con el paso de las décadas, y el vestido de novia no es una excepción. Su origen se remonta al antiguo imperio romano, en donde las novias usaban las mismas túnicas blancas del día a día para la ceremonia de su matrimonio, con la excepción de que lo adornaban con un velo color lila y flores. Años después de esto, vestir un atuendo especial para el día de la boda comenzó a popularizarse y a expandirse a otros continentes, hasta que estándares como el color, el velo, el ramo y otros elementos comenzaron a estandarizarse.

TAMBIÉN LEE: ¡EL VESTIDO DE NOVIA MÁS CARO SUPERA LOS £800,000!

Hoy en día el vestido de novia es reflejo de su personalidad, además de que existen una gran cantidad de opciones y detalles que hacen único a cada modelo. Desde cortes en “A”, sirena y princesa –entre otros– hasta detalles con transparencias, bordados y piedras son solo algunas de la infinidad de opciones que existen. A continuación un breve vistazo a la evolución del vestido de novia a lo largo de 50 años:

60’s

Esta década estuvo cargada de cambios en la moda femenina, pues se introdujo la mini-falda, el bikini un poco más escotado y otras prendas que dejaban ver más de la figura femenina. Podrás considerarlo extraño, pero algunos diseñadores optaron por crear vestidos de novia cortos que dejaban ver los tobillos, las pantorrillas e incluso parte del muslo de la novia. El foco de atención eran unos buenos zapatos de diseñador y unos guantes de seda como complemento.

Foto: Tumblr

Foto: cuttingedgebrides.com

70’s

Junto con el movimiento hippie, los vestidos de novia comenzaron a absorber elementos de esta moda con formas tipo campana y tocados florales que sobresalían junto con el velo. En dicha época difícilmente se utilizaban peinados recogidos, pues lo del momento era llevar el pelo suelto.

Foto: WeddingDash.com

Foto: Pinterest

80’s

Aquí todo cambió. Los vestidos de novia dejaron de ser cortos y acampanados para convertirse en modelos sumamente ampones con hombreras oversized acolchadas y ramos recargados. Solo hace falta ver looks como el de la Princesa Diana para darse una idea de la tendencia.

Foto: Mirror

Foto: Pinterest

90’s

Después del exceso las novias comenzaron a volver a lo minimalista con cortes rectos y menos detalles y accesorios. Los escotes halter y de hombros descubiertos comienzan a introducirse y por primera vez en mucho tiempo el velo se usa largo de nuevo. La sencillez es la principal protagonista.

Fotos: Runaway Bride

Foto: Pinterest

Siglo XXI

El siglo actual es por excelencia la época de libertad y experimentación. Desde vestidos con tul, encage y tipo vintage hasta opciones con cortes sirena, tipo griego, con transparencias, escotes en la espalda y más son permitidos. El velo va de acuerdo al gusto particular de la novia, pues puede llevarse corto o largo y en tantos formatos y formas como sea posible. El límite es la imaginación.

Foto: Rosa Clará

Foto: Pronovias